EL SEMINARIO DE HISTORIA, FILOSOFÍA Y SOCIOLOGÍA DE LA ANTROPOLOGÍA MEXICANA
UNA HISTORIA BREVE

 

Mechthild Rutsch, DEAS -INAH
Andrés Medina Hernández, IIA-UNAM
Ignacio Rodríguez García, DEA-INAH

 

Fotografía de algunos miembros del Seminario en Toluca, Edo. De México, en ocasión de la asesoría a los planes de estudio de la carrera de antropología, |992 De izquierda a derecha: Nicanor Rebolledo, Luis Vázquez Rosy Brambila, Esteban Krotz, Mechthild Rutsch, Alba González, de cuclillas: Ignacio Rodríguez, Carlos García Mora, Andrés Medina

 

Algunas buenas ideas nacen de una taza de café, tranquilamente conversada entre colegas con inquietudes académicas similares. Sucedió así en los últimos meses de 1989, en la cafetería del Museo Nacional de Antropología.  Recién se habían publicado los 15 volúmenes de La Historia de la antropología en México (Carlos García Mora, coord.) y la lectura y discusión de las obras del connotado historiador de la antropología George W. Stocking Jr. estaban a la orden del dia. La idea de intercambio y discusión entre colegas de diversas instituciones -antropólogos y de disciplinas afines- conversada con aquella taza de café, se concretó en una convocatoria publicada en la Revista Nueva Antropología (vol. XI, no.37, abril 1990), que ofrece un diagnóstico de la situación de aquél momento. Según sus aurores (Luis Vázquez y Mechthild Rutsch) : 

Durante la década de los años setenta se profundiza cada vez más la convicción que la antropología pasa por una crisis muy severa, manifiesta en distintos ámbitos y niveles.......Entre el cúmulo positivo de los cambios y las continuidades heredadas de dicha época hay que destacar uno en especial: el desarrollo de una conciencia del carácter histórico de la antropología.....Creemos, en consecuencia, que se impone una actitud reflexiva de nuestra parte, la cual podríamos sintetizar como una estrategia cooperativa de contextualización del conocimiento antropológico nacional. Dicho en otros términos más explícitos,  se trata de ubicar las distintas fases y formas de investigación antropológica en sus contextos epistemológicos, sociológicos e históricos que arrojen nuevas luces a la constitución de un autoconocimiento indispensable para la antropología mexicana en las postrimerías del siglo XX

La convocatoria establecía la primera reunión para marzo de 1990, pero por la tardía publicación de la misma, nos  reunímos Luis Vázquez, Carlos García Mora, Esteban Krotz, Andrés Medina y Mechthild Rutsch unos meses después en la Dirección de Etnología y Antropología Social del INAH en el ex-convento del Carmen, San Angel, desde entonces sede del seminario.[1]    Al poco tiempo y en el marco de un congreso de historiadores de la ciencia en 1991, Esteban Krotz convocó una mesa de reflexión sobre el concepto de crisis. De ello salió una primera publicación , [2] a la que varios aportamos nuestras ideas y escritos relativos al tema. Este cuaderno de trabajo, publicado por el Laboratorio de Antropología de la Universidad de Guadalajara se presentó en el marco de la semana cultural de la DEAS, el dia jueves 30 de julio 1992. Durante este año también  comenzó a concretarse la idea de que el seminario realizase un coloquio en torno a la historia de la antropología nacional. Este se realizó en julio de 1993 con el apoyo financiero del INAH y los buenos oficios de la dirección de la DEAS (entonces a cargo de la Mtra. Isabel Lagarriga Attías). A este coloquio invitamos a un alumno de George W. Stocking Jr., Curtis Hinsley (de la Universidad del Norte de Arizona) quien pronunció la conferencia magistral y siguieron las ponencias de varios decanos de la antropología nacional y de invitados especiales, todo ello publicado en un volumen del mismo nombre[3] que el evento que tuvo lugar en la ENAH y fue acompañado de una exposición alusiva a la historia de la antropología.

 Para entonces el seminario había crecido y durante años contó con la asistencia permanente de los colegas Ignacio Rodríguez García, Alba González Jácome, Rosa Brambila Paz, Ana Crespo Oviedo, Virginia Molina y Ludy, Rodolfo Coronado, Leif Korsbaek, Wayne Robins, Fernando López Aguilar, Mette Wacher Rodarte, Adolfo Olea Franco, Roberto Gallegos Téllez Rojo, Sergio Ricco Monje, Nicanor Rebolledo Recendiz, Tonatiuh Romero, José Luis Vera, Enrique Serrano, Sergio López.  Hace algún tiempo participaron también los colegas Ana Cristina Ramírez, Carlos López Beltrán, Francisco Vergara, Eduardo González Muñiz, Elsie Rockwell, José Carmen Díaz, Fernando González Dávila, Rafael Guevara Fefer, Hugo López Aceves, Pedro Paz, Verónica Ruiz Lagier, Amalia Attolini, Claudia Harriss, Vittoria Aino, Desirée Bonardel y Alina Carbajal. Así y desde sus inicios, el seminario contó con la participación de colegas de diferentes disciplinas e institucione: antropólogos físicos, arqueólogos, historiadores, lingüístas, etnólogos y antropólogos sociales, además de filósofos de la ciencia y biólogos, adscritos a diferentes dependencias del INAH, la UNAM, la Universidad Iberoamericana, la Universidad Pedagógica Nacional, el INALI, la Universidad Autómoma del Estado de México, la Universidad de San Nicolás de Hidalgo Michoacán, además de estudiantes de la ENAH y la UNAM. En 1992 el Seminario ofreció una asesoría a los planes de estudio de la licenciatura en antropología de la Universidad Autómoma del Estado de México, viaje memorable, tanto por el frio de Toluca como la bienvenida de los colegas de esta universidad.

Con el tiempo acostumbramos reunirnos cada último viernes del mes, por lo que Andrés Medina bautizó al seminario con el jocoso nombre de "la tribu del último viernes."[4]  Entre otras cosas, esta expresión alude a la atmósfera de encuentro amistoso que también se expresa en que siempre, a la reunión académica formal sigue una cena o un convivio informal, a veces inspirado por algunas copas. Muchos años el lugar preferido para ello fue el local Taxca Manolo -ya desaparecido-, sobre la Av. La Paz, a unos pasos del Ex-Convento del Carmen, un bar español donde  solíamos intercambiar pareceres políticos, las últimas novedades laborales  y demás temas actuales.

Uno de los logros del seminario no sólo es éste, el del trabajo y la convivencia inspiradora y amistosa, sino que ésta se ha logrado a pesar de diferencias teóricas sustantivas y puntos de vista divergentes de sus miembros. Así, recordamos acolaradas discusiones en torno al papel del trabajo de campo en las diversas disciplinas antropológicas (en el año de  1992), los así llamados "padres fundadores", a propósito de Karl Th. Preuss y Manuel Gamio ( 2001 ),  el racismo y la problemática del pueblo judío  ( 2011 ), el papel de la ética en la arqueología  (1994 ), Eulalia Guzmán y la investigación sobre los huesos de Cuahtémoc (1995 ), el concepto de "Mesoamérica" (1997 ); estos temas son un botón de muestra de los muchos abordados y discutidos por el seminario a lo largo de un cuarto de siglo. La persistencia de este espacio académico que ofrece la oportunidad de intercambio reflexivo y crítico, más allá de la defensa de egos académicos o de faccionalismos políticos, ha sido inspirador y seminal, aún fecunda e imprescindible para diferentes obras de varios colegas, en especial aquellas ocupadas de la historia de la antropología nacional y sus tradiciones teóricas. [5]

De esta inspiración y pasión por la historia de la ciencia de México nació también en 1995 la organización de una Jornada realizada a mediados de octubre en el marco del posgrado del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. En ella participamos varios miembros del seminario y otros especialistas  invitados y, una vez revisadas las ponencias, se publicaron bajo el título de Ciencia en los márgenes. Ensayos de historia de las ciencias en México (Carlos Serrano y Mechthild Rutsch, eds.  1997, IIA-UNAM). El volumen contiene nueve trabajos originales ocupados en discusiones teóricas, como la de los conceptos de centro-periferia, además de ensayos sobre historia de la arqueología, la lingüística, la medicina, la ecología cultural, la mexicanística vista desde la obra de un antropólogo purépecha, educación y ética y la agricultura del país.  Varios de estos trabajos discuten la siempre difícil relación entre la ciencia mexicana y la estadounidense.

De las controversias sonadas en el seminario acerca del concepto de Mesoamérica, en especial entre los colegas Carlos García Mora e Ignacio Rodríguez García, nació la realización de un coloquio sobre este tema en 1997, bajo el título de "Mesoamérica, Una polémica científica, un dilema histórico".  La idea de este evento realizado en la ENAH fue la de contrponer dos puntos de vista que esgrimían puntos de vista a favor y en contra de este concepto el que había sido tan dominante especialmente en la arqueología del país y, como escribe Ignacio Rodríguez al respecto:

Hace dos décadas y más, todos los proyectos arqueológicos que se planteaban en México tácita, explícita o tangencialmente hacían referencia a Mesoamérica como el marco en el cual se insertaba el sitio o región a explorar, y muchos de ellos tuvieron como uno de sus objetivos principales el contribuir a algún aspecto que reforzara el concepto, como fue el caso de los que buscaban la definición de la frontera norte de Mesoamérica. Este marco no sólo era incuestionable sino además canónico, y no fueron pocos los casos en que el Consejo de Arqueología rechazaba la aprobación de algún proyecto porque “no aporta o define cómo se insertarán los resultados respecto de Mesoamérica”, y conminaba al autor del mismo a enmendarse. Por fortuna (en mi opinión) hoy, si bien todavía es mayoritaria la referencia a Mesoamérica, ya no se exige en los planteamientos de los proyectos pues muchos de los miembros del Consejo han escuchado los cuestionamientos hechos desde varias trincheras, y algunos de dichos arqueólogos los han hecho suyos. (Rodríguez, 2015, en prensa)

Como nota el autor y ya pasado el tiempo, esta polémica se ha resuelto cada vez más en contra de la canonización del concepto hasta hace poco dominante en la arqueología y a favor de otras vias de indagación.  Acaso entonces asistimos al declive de un paradigma, al que las discusiones en el seminario y el coloquio han contribuido su grano de arena. Los resultados de los argumentos esgrimidos hace ya 17 años se publicaron en el año 2000, en un número monográfico de la revista Dimensión Antropológica, compilados e introducidos por Ignacio Rodríguez (año 7, v.19, mayo-agosto).

Al año siguiente el seminario quiso celebrar su décimo aniversario y por ello convocó a un coloquio con el título  -ideado por Carlos García Mora e Ignacio Rodríguez- Alarifes, amanuenses y evangelistas: redes, narrativas y sujetos en las comunidades científicas. Éste se celebró en el auditorio del Instituto de Investigaciones Antropológicas, UNAM, del 23 al 25 de octubre. Fue un coloquio concurrido, del que salió una voluminosa obra  de 460 páginas con 17 trabajos originales [6], agrupados en cinco apartados que reflejaron bien los temas abordados por el seminario: "Historia, conceptos y tradiciones", "La escritura de la antropologìa", "Personajes de la antropología mexicana", "Comunidades científicas", "Teorías y narrativas en la antropología mexicana". Así, el volumen ofrece al lector la amplia variedad de las temas discutidos, las pasiones académicas e imaginación científica de los miembros del seminario: desde la historiografía de la biología, el programa y evaluación crícia de la sociología hasta las narrativas en la arqueología, casos de personajes decimonónicos de la antropología nacional, pasando por comunidades científicas actuales y pasados,  hasta las relaciones entre antropología y educación y las "narrativas vergonzantes y antropologías peligrosas". En la portada del volumen se muestra un ex-libris de Nicolás León, gran bibliófilo, que reza en latín: "Quien no sabe escribir, cree que no es trabajo". La obra colectiva -resultado de nuestra celebración- es un ejemplo digno de los trabajos de diez años de nuestro seminario y los trabajos que lo integran han sido citados en múltiples ocasiones por los colegas ocupados en la historia de la ciencia del país; por lo que creemos que sus aportes han dejado huellas.

Los años de 2004 a 2007 estuvieron marcados, por la discusión de las antropologías en Brasil, en Bolivia, en Cuba, en Paraguay, la antropología aplicada en Estados Unidos, la propuesta de Marshall Sahlins de la historia como cultura y vice versa, la discusión de diversos trabajos autoreados por miembros del seminario, conferencias del Dr. Martínez Saldaña sobre las herencias del camino real, trabajos de Quetzil Castañeda sobre la historia de la Carnegie y otras instituciones en E.U. en relación a la antropología, libros y ensayos de antropólogos sobre el movimiento de 1968, la discusión acerca de los entonces novedosas ideas sobre una "antropología mundial", por nombrar algunos temas tratados. Como desde el inicio del seminario, el programa de trabajo anual se decide entre todos los miembros de éste y recoge sus respectivos intereses académicos. En 2005 el seminario participó con una mesa "Pensar la antropología mexicana en el INAH" en el marco del IV Congreso Nacional de investigadores del INAH, el miércoles 21 de septiembre en el Recinto Juárez, Palacio Nacional, D.F. y se inició a las 10.00 a.m. (asistencia de unas 30 personas). Moderó el Arqlgo. Ignacio Rodríguez y se leyeron tres ponencias, seguido de un café y las restantes tres, seguido de preguntas, comentarios y discusión general.

En el año 2008, el seminario organizó un coloquio llamado Senderos de la Antropología. Las ponencias fueron preparadas originalmente para ser presentadas en el Congreso Internacional de Ciencias Antropológicas y Etnológicas (ICAES, por sus siglas en inglés) a celebrarse en la ciudad de Kunming, en la República Popular de China en el mes de julio. Sin embargo, los organizadores locales consideraron inoportuno realizar el congreso en la fecha establecida, por la cercanía geográfica con los disturbios en el Tibet y los Juegos Olímpicos que comenzarían el 8 de agosto, y decidieron posponerlo para el siguiente año.  Las mesas de trabajo que habían sido canceladas en China se realizaron los dias 18 y 19 de noviembre en el Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM. Una vez que se revisaron, estas ponencias fueron publicadas en el libro Senderos de la Atnropología. Discusiones mesoamericanistas y reflexiones históricas [7] De hecho y como se ve en su título esta obra colectiva consta de dos partes. La primera dedicada a una nueva discusión del concepto de Mesoamérica el que, como reseñamos arriba, parece cada vez más asediado, no sólo en la arqueología, sino también en los estudios del México antiguo y en la etnología y antropología social. Esta primera parte consta de  seis trabajos, el primero y el último de la pluma de Alfredo López Austin. La segunda parte, como se enuncia en el título, está dedicada a seis trabajos de índole histórica, que discuten la relación entre antropología y geopolítica, la propuesta de patrimonio cultural en el trabajo del arqueólogo porfirista Leopoldo Batres, la aplicación de los conceptos de antropología mundial en la historia de la antropología mexicana, el folclore charro y su invisibilidad en la antropología, la educación indígena en su relación con la antropología en México y el Brasil.

Paralelamente a la publicación de esta obra, el seminario promovió la reedición digital de los quince volúmenes de La historia de la antropología en México (Carlos García Mora, coord.), para hacerlos accesible acorde con las necesidades de estudiantes y estudiosos en México y a nivel internacional. Varios de estos volúmenes se encuentran agotados y siguen siendo un referente fundamental no sólo para la historia de la antropología del país en general, sino también para el estudio de sus comunidades científicas, instituciones y actores individuales.

Dado que el seminario reconoció la importancia de esta obra, aún después de un cuarto de siglo, decidió celebrar un evento académico en la ENAH en  octubre de 2012 con el título: ¿Y qué pasó después? A 25 años de La antropología en México y otras reflexiones en historia de la antropología. Lamentablemente no se pudo presentar, tal como se había planeado, la versión digital de los quince volúmenes, ya que el evento también había sido pensado  como un homenaje a su coordinador. Introdujeron el simposio  dos invitados especiales -Andrés Fábregas y Juan Luis Sariego- quienes reflexionaron sobre la antropología en el sur y el norte del país. La edición de la obra, resultado de este evento, aún se encuentra en proceso de edición.

Para el año de 2015, el seminario decidió realizar un simposio en el marco del 55 Congreso Internacional de Americanistas con el tema Antropologías y antropólogos extranjeros en América Latina: trayectorias, influencias, diálogos y conflictos, en el que participarán nueve de sus miembros. Esperamos que también de este simposio podamos reunir una obra colectiva.

En fin, para esta breve historia de un espacio de discusión e intercambio entre colegas y estudiantes, queremos concluir diciendo que  nos felicitamos por los 25 años de sobrevivencia, de continuidad, de estimulantes discusiones críticas, de productividad académica colectiva, de inspiradores intercambios y, lo que tal vez sea lo mejor de todo, de un ambiente coloquial y amistoso entre los colegas que nos hemos comprometido con esta aventura intelectual.

México, D.F. a 10 de diciembre 2014



[1] con excepción de un año en el que las sesiones tuvieron lugar en el Centro de Estudios de la Revolución Mexicana, bajo la coordinación de José Luis Vera. Actualmente, la DEAS reside en Av. San Jerónimo 880, donde también se reune mensualmente el Seminario.

[2] Esteban Krotz (comp.),1992. El Concepto “crisis” en la historiografía de las ciencias antropológicas, Cuadernos de Antropología, Universidad de Guadalajara, Guadalajara/Jalisco

[3] Mechthild Rutsch (comp.), 1996. La Historia de la Antropología en México, Fuentes y transmisión. coedición INI/IBERO/Plaza y Valdés. México, D.F. ISBN 968-856-428-1, 2000 ejemplares, 331 pps.

[4] Andrés Medina, 1996. Recuentos y figuraciones Ensayos de Antropología Mexicana. Instituto de Investigaciones Antropológicas/UNAM.

[5] Al respecto pueden verse por ejemplo, Medina, 1996, citado arriba; Rutsch, 2007. Entre el campo y el gabinete. Nacionales y extranjeros en la profesionalización de la antropología mexicana. 1877-1920. INAH, Universidad Nacional Autonoma de Mexico,; Quetzil Castañeda, 2005. "The Carnegie Mission and Vision of Science Institutional·Contexts of Maya Archaeology and Espionage" en Regna Darnell & Frederick Gleach eds., Histories of Anthropology Annual, volume I, pps.27-60, University of NebraskaPress; Ignacio Rodríguez García, 2015. "Mesoamérica Ese obscuro objeto del deseo

1997-2014", INAH, (en prensa).

[6] Mechthild Rutsch y Mette Marie Wacher  coords., 2004. Alarifes, amanuenses y evangelistas. Tradiciones, personajes, comunidades y narrativas de la ciencia en México, Colección científica, INAH/IBERO.