El devenir histórico

Historia de la DEAS

 

La ley orgánica expedida luego de la creación del INAH, incluía, entro otras funciones, la de realizar investigaciones científicas, antropológicas y etnográficas principalmente sobre la población del país, así como publicar los resultados de esas investigaciones. De esta manera, la investigación en el campo de la etnología y la antropología social ha formado parte de las actividades del INAH desde su creación.

 

En los primeros años la investigación etnológica se realizó en el Museo Nacional de Antropología. En 1954 se creo la Dirección de Investigaciones Antropológica (DIA) para agrupar interdisciplinariamente a varios investigadores del INAH. La creación de la DIA generó mejores condiciones para estimular el trabajo científico y dar atención a problemas que por su tema difícilmente se podían desarrollar en el ámbito del Museo.

 

En 1972 se inicia un proceso de reorganización de la investigación científica y se propone que las áreas de investigación se definan por la formación disciplinaria de sus investigadores, de modo que pudieran desarrollarse con mayor profundidad las necesidades particulares de cada una de ellas. La mayoría de los etnólogos y antropólogos sociales se concentraron en el Departamento de Etnología y Antropología Social (DEAS) y en el Centro de Investigaciones Superiores del INAH (CIS-INAH). Esta dependencia con el tiempo se separaría del INAH para constituirse en CIESAS.

 

El Departamento de Etnología y Antropología Social, que en 1989 alcanzó el rango de Dirección, asumió como principal objetivo investigar la realidad socio-cultural mediante los métodos y las técnicas de las disciplinas que le dan nombre. Con estas investigaciones se buscaba proponer alternativas de solución a problemas sociales, económicos y culturales de la población del país. El surgimiento del Departamento de Etnología y Antropología Social coincidió con intensos movimientos sociales que se dieron en el país, así como con el auge y desarrollo del sindicalismo universitario y la democratización de algunos sectores del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), como fue el caso de la Delegación del personal académico del INAH.

 

El proceso de reestructuración del DEAS, iniciado en 1973, comprendió una amplia discusión y análisis de las formas de trabajo y organización de la investigación, de la orientación que las investigaciones deberían tener y del compromiso con las capas sociales mas explotadas de nuestro país. Se hizo especial hincapié en el trabajo colectivo e interdisciplinario.

 

En el Reglamento de la DEAS quedaron plasmados los principios que rigen su funcionamiento interno y que se fundan en la libertad de investigación y expresión; y en la participación colectiva, democrática y diferenciada de sus integrantes.

 

El DEAS fue el primer Departamento del INAH que elaboró colectivamente su política de investigación, política que fue sancionada por todos los investigadores de Etnología y Antropología Social en su primer encuentro Nacional en 1978.

 

Los objetivos de la DEAS son:

 

– Desarrollar el conocimiento científico de la realidad nacional desde la perspectiva de la etnología y la antropología social, para contribuir a la comprensión y solución de los problemas socioculturales, con la finalidad de fortalecer y enriquecer la identidad y la pluralidad cultural de México.

 

– Investigar, identificar, recuperar y proteger las tradiciones, las historias orales y los usos y costumbres como herencia viva de la capacidad creadora y la sensibilidad de todos los pueblos y grupos sociales del país, en concordancia con lo establecido en el Art. 2º, fracción X, de la Ley Orgánica del INAH.

 

– Establecer vínculos con investigadores de otros centros del INAH e instituciones afines, así como con organismos gubernamentales y no gubernamentales, para darle un carácter multidisciplinario e interinstitucional a los trabajos de investigación.

 

– Difundir los resultados de las investigaciones entre la comunidad científica y la población en general.

 

– Contribuir a la formación de nuevos profesionales en la materia de su competencia.

 

– Proporcionar asesoría a otras instituciones públicas y privadas, a grupos y organizaciones sociales en problemas relacionados con la etnología y la antropología social.

 

En el momento actual la estructura académica de la DEAS está compuesta por un Consejo Académico integrado por el Director, Subdirector y los representantes de once áreas temáticas que agrupan a 47 investigadores.

 

Los programas y proyectos de investigación en desarrollo abordan los siguientes temas: México antiguo; patrimonio cultural e historia; antropología médica; antropología simbólica; migraciones nacionales e internacionales y los efectos de la globalización; antropología del trabajo; antropología de la educación; estudios sobre niños, adolescentes y ancianos; cultura y vida cotidiana; multiculturalidad y movimientos sociales y corrientes culturales del siglo XX en América Latina.

 

La DEAS tiene como instancias de análisis, investigación y discusión diez seminarios de carácter permanente:

 

Iconografía, Antropología Médica, Estudios Chicanos y de Fronteras, Historia, Filosofía y Sociología de la Antropología Mexicana, Estudios sobre Poblaciones y Culturas de Herencia Africana en México, Semiótica de la Imagen, Mito y Religión en la Antropología, Los maíces nativos como patrimonio cultural, Historia, cultura y patrimonio de la antigua zona lacustre del Alto Lerma, Metodología del trabajo de campo y escritura etnográfica, Patrimonio Cultural en el Contexto del Siglo XXI.

 

Estos seminarios, caracterizados por su dinamismo, son la base para la realización de congresos, ciclos de conferencias, coloquios, mesas redondas, cursos, talleres, jornadas académicas, tanto nacionales como internacionales.