Taller 16/Enero

   16/01/2020

   Av. San Jerónimo 880, San Jerónimo Lídice, CDMX

   10:00

El Taller para la Defensa de los Territorios, impulsado por la Dirección de Etnología y Antropología Social (DEAS-INAH), está integrado por investigadores de varias instituciones, preocupados ante la violencia vivida por las comunidades indígenas y campesinas que defienden sus territorios y sus culturas frente a proyectos extractivos, turísticos y de infraestructura. Las implicaciones de este tipo de despojos a corto y largo plazo nos afectan a todos y a las próximas generaciones, además de poner en grave riesgo la riqueza biocultural de nuestro país.

Los territorios defendidos se ubican frecuentemente en regiones cuya biodiversidad representa el último bastión de la preservación ambiental del país, pues parte de ellas están situadas en cuencas hidrológicas, así como en áreas naturales protegidas y reservas de la biosfera.

En todo México, las comunidades indígenas y campesinas suelen ser  las más amenazadas y afectadas cuando se  trata de la lucha por el agua, la tierra y la protección de los recursos ambientales. Las agresiones cometidas por empresas, funcionarios y grupos criminales afectan a los Derechos Humanos de toda la población, a la libertad de expresión y al derecho a la información, a la  diversidad biológica y cultural, y la vida misma. En el caso de los pueblos indígenas, no sólo se perpetra un ataque a quienes individualmente defienden sus tierras y recursos, sino que se trata de una ofensiva hacia las comunidades indígenas y grupos socioculturales poseedores de bienes y saberes codiciados, a sus sistemas tradicionales de impartición de justicia y sus órganos representativos, a sus territorios y lugares sagrados, todo lo cual representa la condición límite para la existencia de los grupos humanos y la vida misma que podría desembocar en un etnocidio.

Objetivos del Taller para la Defensa de los Territorios

  • Intercambiar experiencias de acompañamiento académico y político que se han generado en torno a los movimientos en defensa del territorio.
  • Impulsar un proceso de articulación entre aquellos grupos académicosinvestigadorescolectivos organizaciones sociales e indígenas, que se encuentran comprometidos con la defensa del territorio y de su patrimonio cultural.
  • Encontrar estrategias comunes para la defensa de los pueblos afectados, en las cuales las aportaciones de las ciencias sociales y otras disciplinas enriquezcan y fortalezcan la  defensa social, política y jurídica, articulando el conocimiento académico con los procesos de resistencia.
  • Generar estrategias de comunicación dirigidas a distintos sectores de la población para informar sobre estos proyectos, sus implicaciones y posibles alternativas.
  • Establecer un espacio colectivo de análisisdifusión y acompañamiento a los grupos que se oponen al despojo territorial y cultural.